Translate

lunes, 4 de marzo de 2013

APROVECHANDO EL VASO MEDIO LLENO



Experiencias positivas de un desempleado:

Poner buena cara al mal tiempo.

Pasear tranquilamente bajo la lluvia.

Pasear tranquilamente bajo la nieve.

Fotografiar a un caracol que aparece en un banco de piedra, tras los días de lluvia, y que mis dos hijos me pidan que enseñe la foto a todos sus amiguitos a la salida de clase. Corroborando que el animalillo aún sigue llevando su concha y que el banco no se la ha desahuciado :-).

Poder hacer la compra en un mercado de toda la vida y no en un híper a toda velocidad.

Departir sobre la crisis, en ese mercado, con el vendedor de congelados. Obteniendo, de primera mano, la opinión de un profesional “no profesional de las finanzas”. Es algo realmente revelador e interesante verlo desde un prisma totalmente diferente.

Recibir un golpe en el coche y ver la cara de sorpresa del conductor ante mi actitud tranquila y divertida, quitando hierro al asunto: “No pasa nada, para eso están los seguros”.

Sorprender a ese conductor y muchos más cuando digo: “No, no. Este mini-coche no es el de mi mujer. Éste es el coche de toda la familia”. Descubriendo, además, que efectivamente, toda la familia nos podemos apañar con ese mini-coche (“mi coche” nunca fue mi coche, si no que era de mi ex empresa). Para largos recorridos siempre hay gente, a nuestro alrededor, que nos quiere y que nos presta su coche para llenar el maletero hasta los topes en caso de necesidad (gracias Eva y alguno más, que se han ofrecido en más de una ocasión).

Enseñar a mi hijo mayor lo que realmente cuenta e importa de una asignatura, que es aprender y quedarse con los conocimientos. Que no sirve de nada aprender para sacar nota y que la semana que viene no te acuerdes de nada.

Cocinar un pastel una tarde cualquiera.

Olvidarme el móvil en algún sitio y no volverme loco por ello.

Preparar una calabaza de Halloween.

No tenerme que afeitar religiosamente caaaaaaada mañana.

Encontrar personas maravillosas de forma inesperada solo porque tienes tiempo para charlar y pararte más tiempo de la cuenta.

Seguir paseando bajo la lluvia.

Crear un blog y disfrutar de las felicitaciones (Gracias a todos).

Ir a una biblioteca y pasear por los pasillos eligiendo libros al azar.

Descubrir que el mejor CEO (Presidente de una empresa) que voy a conocer soy yo. Ya que soy el CEO de la compañía más importante que conozco (mi vida).

Cambiar cromos de la colección de “Animales” para mis hijos con otros padres y madres. Descubriendo que mi menoría fotográfica infantil ha desaparecido, pero no soy el único, la de ellos también. Los “nole” y “sile” (“no le tengo”, “sí le tengo”, para los menos eruditos) se nos resisten y hay que buscar nuevas técnicas de memorización.

Descubrir que aún hay ardillas en Madrid.

Darme cuenta que dejé más huella de lo que pensaba entre mis ex compañeros (Gracias por todo “Dream Team”).

Descubrir que ese amiguito de tu peque, que él dice es maravilloso, lo es verdaderamente (Además de casta le viene al galgo) y sus padres son dos seres igual de maravillosos y especiales (Gracias Raquel, David y Ciro).

Descubrir que se pueden hacer más cosas de las que uno piensa sin dinero o a muy bajo precio. Se puede ser feliz un fin de semana sin pisar un restaurante, un cine, etc. , sin salir de casa y sin abrir la cartera en todo el tiempo.

Fotografiar los colores del amanecer.  

Ver la cara de mi peque al ir a buscarle a la salida del cole, impaciente por salir de la fila para reunirse conmigo, y que me diga, al oído, “Papi, me encanta que me vengas a buscar todos los días”.

Descubrir que los profesores y profesoras de mis hijos tienen cara y no son unos robots que ponen notas en una agenda o tan solo presentadores de una función de Navidad o de Verano. 

Ver esa función de Navidad del cole y utilizar el iPhone sólo para hacer fotos :-) y darme cuenta de los pequeños detalles que me perdí en otros momentos.

Darnos un baño caliente de espuma toda la familia, un jueves por la tarde  que estaba nevando, tras llegar a casa del colegio helados de frio!!!. (Gracias a los tres, por momentos como esos).

Comenzar a escribir una novela. Encontrar a personas que están dispuestas a echarme una mano para meterme en el papel al máximo. (Gracias, equipo).

Ser animado por diferentes personas, más de las que fui capaz de imaginar nunca, para que siga escribiendo e incluso para que participe en algún concurso literario. En el que ya tengo el premio que es justamente ese reconocimiento y ese ánimo a participar. Que alguien encuentre “talento” en mis pensamientos y opiniones y esté dispuesto a seguirlos es una experiencia maravillosa. Con alguna lagrimilla incluida. (Gracias a todos, especialmente a Mariano).

Salir a correr una mañana, sonriendo a todo el que se cruza en mi camino y descubrir cuán gratificante puede ser ver las diferentes reacciones. (Estoy escribiendo un post, solamente comentando acerca de esta experiencia, con fotos incluidas).

Descubrir que estoy llegando más allá de los límites que me había auto exigido y que sigo aún “vivo”. Me había prometido estar de nuevo trabajando antes de las pasadas navidades. “No puedo aguantar tanto”.- Les dije, en algún momento, a algunas personas. No he encontrado ese nuevo empleo. Pero he descubierto dentro de mí cosas que sinceramente desconocía. La fortaleza se prueba realmente en los momentos más duros. Nunca se sabe si un edificio es realmente resistente a un huracán hasta que ese huracán llega.

Correr bajo la lluvia. Este invierno está lloviendo mucho!!! :-)

Corroborar que en momentos “socialmente negativos” se pueden tener “experiencias muy positivas”, que no dan de comer pero indudablemente te alimentan a nivel humano y espiritual. “No hay nadie tan pobre que no pueda regalar una sonrisa, ni tan rico que no la necesite”.


Derechos de copia de fotografias: No me agobies que soy feliz (Andrés Carrillo Molinero).
Picture copy right: No agobies que soy feliz (Andrés Carrillo Molinero).