Translate

miércoles, 16 de enero de 2013

NOS CAMBIA HASTA EL HUMOR


No hace ni 3 telediarios el personal iba por la calle feliz cual Chiquito de la Calzada:

¡Ay, caballo blanco! ¡Ay, caballo negro!. Al pan pan y al vino janderrrr. Pecadorrrrr!!!!.

Las señoras enseñaban el canalillo todo lo que podían e incluso se lo agradaban una talla o dos. Tal cual Paz Padilla en los especiales de Tele5 de estas navidades.

Y si había que ir a algún sitio, se iba, aunque ir pa´na era tontería.

¡Todo era juerga!. Tanto que hasta una abuelilla, llamada Blasa, con pañuelo en la cabeza y gafas de “culovaso”, bailaba a ritmo de Beyoncé  (José Mota).

¿No te parece cuñaaaaaaao?. Poooozí  (Flo).

Pero los tiempos han cambiado y la crisis nos ha variado hasta el humor.

Como el futuro está muy incierto y no sabemos lo que nos va a venir, nos estamos refugiando en los clásicos.
El que más y el que menos va por ahí moviendo los brazos como la “gallina coco-guagua” y diciendo aquello de:

“Joderrr, joderrr, chatina… esto es la leeeeeche!!!... Joder, joder” (Arturo Fernández dixit).

Y otros hasta gritan a los cuatro vientos:

“A la MIEEERRRRRRDA, váyanse todos a la mieerrrrda!!!” (Fernando Fernán Gómez).

En los bancos de las plazas, los jubilados se preguntan aquello de:

“¿Saben aquel que “diu” que subirían las pensiones…? (Eugenio dixit).

Todos estamos seguros que con lo de la ayuda a los bancos nos han dado el timo de la estampita (ese que hacía tan bien Tony Leblanc).

Con tanto: “Pedimos la ayuda. No la pedimos. Sí, no, sí, no, sí, no, sí no. Nos intervienen. No nos intervienen". 

Con tanto rollo con la prima de riesgo: “Que ahora sube. Que se dispara. Que noooooo… que parece que baja. Espera, que sube otra vez…”

Y ese lenguaje que utilizan algunos, ajeno a la opinión pública, que no sabe del mundo bursátil, de macroeconomía, ni de flujos de cambio y demás vocablos financieros y le suena lo que se cuenta a arameo. Y se siente engañada como un chino. Que si nos lo contara Antonio Ozores sería más comprensible:

“Esto es señores… un barrrinbofongo con un cataclonciplastos que hace refunfuringijar el arrangangos del jiringongo… ¡¡¡de todos los españoles!!!”.

Y es que si ni así se entiende mejor pasar palabra.

Pero yo creo que con escucharlo despacito un par de veces, le coge uno el hilo antes que a lo otro.

Pero de qué nos quejamos con los representantes que tenemos!!!. "!Ay señor, señor!!!" (Pajares dixit).

Haber visto a Zapatero y Rajoy, cuando ha habido alguna cumbre internacional, es como ver al duo Sacapuntas o, aún mejor, a  Don Cirilo y Doña Croqueta (Simón Cabido y Juanito Navarro). La Merkel parecía que no se enteraba, pero es bien lista, y ellos son dos pobres, recién salidos del pueblo, que nunca han sabido si bajarse más la boina para que nos les vieran la cara del ridídculo que hacían o quitársela y taparse las vergüenzas con ella, una vez que les habían bajado los pantalones de pana para envainársela bien envainada.

Porque claro, si te explican cómo llenar un vaso con una jarra de agua en francés y no sabes ni siquiera decir “oui, madmoiselle”, lo más fácil es que te mojes los pies y pases más sed que un tonto. (Tip y Coll).

Pero, ellos naaaaaaaaada. Sonrisa y “Don Erre que erre” a ver si cuela como con “La tía de Carlos” y nos hacemos pasar por damas respetables y hasta se enamora un macho de los de antes de nosotras. Pero es que “El abuelo tiene un plan” y ya está pasado de moda y “El turismo es un gran invento” pero ya no vale para dar de comer a este país. Y al final “¡Se armó en Belén!”. ¡Y bien que se ha armado!!!. (Paco Martínez Soria).

Zapatero y Rajoy son tal para cual “Vaya par de gemelas”. Todos sabemos que España no es el Hilton sino “Hostal Royal Manzanares” y se nos escapa “El último tranvía”. (Lina Morgan).

Estamos muy malitos y el doctor nos ha dicho que no comamos chuletas de cordero porque nos sientan mal. Pero ellos siguen preguntando:

“Doctor no puedo comer chuletas de cordero pero ¿Puedo comer riñones de cordero?... no son chuletas de cordero y usted me dijo que me sentaban mal las chuletas de cordero pero no dijo nada de los riñones y…” (Faemino y Cansado dixit).

El pueblo español se ahoga y pide medidas que nos saquen de la crisis. Ya no sabemos como decirlo. Las palabras no valen y ni con hechos. Ni con mimo se enteran (Tricicle “non dixit” porque no hablan).

¡Menuda mili nos han liado los de Móstoles con la empanadilla!!! (Martes y trece volved!!!)

Ya no nos quedan ganas ni de “hacernos unas pajillas” (Torrente).

Antes al menos, se sabía que “Los ladrones van a la oficina”. Ahora van al congreso. Se casan con la hija del Rey y presiden la CEOE o el consejo de Administración de un Banco.

Que antes quién robaba. Lo hacía para ayudar a los pobres (Curro Jiménez).

Y si los cogían pues les podría defender alguien del “Turno de Oficio”. Ahora con las medidas Gallardón como para meterse en pleitos (Verdad María?).

Antes te ponías malo y te atendía un “Medico de Familia” o te recetaban algo en la “Farmacia de Guardia”. Ahora cualquiera se pone malo. Lo tiene uno más feo que “Yo soy Bea”.

La gente se va del país a trabajar fuera porque “Aquí no hay quién viva”. Esto no tiene pintas de arreglarse en una temporada. Las medidas que se toman son como las de los “ñapas” Benito y Cia. en “Manos a la Obra". Todo son chapuzas y remaches que no mejoran nada. Tenemos el país empeñado a los compra-ventas europeos de “Anillos de Oro”.

¿Y nadie puede llamar al enemigo para que los políticos se despierten de la siesta?. Que solo se preocupan de que pongamos periódicos en la trinchera para no manchar el unforme cuando nos ponemos de rodillas. ¡Lo demás les da igual! (Gila, Capitán General del humor).

Aysssssssss!!!. Que ganas tengo de que llegue “Verano Azul”, aunque al final se muera Chanquete.